Posteado por: bertus rai | 20 diciembre, 2011

EL REGRESO

Dice el New York Times: “Lo celebramos pero este país nunca olvidará el coste intolerable de una guerra basada en su inicio en la arrogancia y las mentiras”. Se cuentan los muertos militares pasando de puntillas sobre las víctimas civiles que fueron abocadas al saco de los daños colaterales desde el inicio de tan miserable guerra. Se retira EEUU de Irak y detrás queda un país roto, más cerca de una guerra civil que de una paz justa. Para colmo los costes de acabar con Sadam no nos ha explicado nadie cómo se han repartido en el cómputo global de los mercados, puede que no tengan que ver con las primas de riesgo o con los activos tóxicos, o si,  pero sin duda muchos inversores han amasado fortunas en estos nueve años de conflicto. Separar totalmente las consecuencias económicas del conflicto con la crisis global que vive el occidente capitalista me parece que no es exacto. Por no hablar de Afganistán en donde nuestras tropas profesionales van a tener un mercado de trabajo en expansión pero no exento de riesgos  y que pinta más hacia una vietnamización que hacia una solución cercana. Lo de Irak es una chapuza y una catástrofe humanitaria pero por la que a nadie le cae la geta de vergüenza porque nadie se siente responsable de ello. En estos nueve años la tan manida frase: “el odio es la mayor arma de destrucción masiva”  resulta tópica ya en un mundo en el que solo escriben la historia los poderosos.

Resulta difícil llegar al fondo de las cosas cuando los medios de comunicación actúan como caja de resonancia sin articular mensajes claros, como el caso de la Comisión Europea y la negación al derecho de faenar en el banco saharaui, en que solo parecen damnificados los pescadores de Barbate según se muestra en los informativos pero que se trata al fin y al cabo de devolver los derechos a quienes corresponde, los saharauis, y simplemente establecer las negociaciones oportunas con ellos. O el caso de Camps al que después de juzgarlo en los medios posiblemente le pueden absolver, cuestión probable judicialmente difícil de explicar, pero que dará patente de corso al despotismo político vivido estos últimos años apoyándose en los medios voceros de la derecha. Para colmo los Trolls parece que van proliferando en la Web, siempre ha habido en los medios, con renombre y apellidos, pero ahora aparecen bajo el manto de la impunidad que les da el anonimato y las posibilidades de libertad de expresión que algunos medios ponen al alcance de los usuarios con toda la buena fe del mundo (http://blogs.elpais.com/mujeres/, http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/,…) .

Entre tanto ruido hoy se inviste Rajoy de presidente, curiosa coincidencia, las mentiras sobre la invasión de Irak le hicieron perder el gobierno al PP y nueve años después lo recuperan cuando EEUU  abandona Irak dejando tras de si un reguero de sangre, sufrimiento y mentiras. Puede que con el tiempo las cosas se cuenten como fueron realmente pero de momento la historia es injusta y no ve más allá de sus narices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: