Posteado por: bertus rai | 30 noviembre, 2014

País de charanga y pandereta

1416571156_837515_1416675764_noticia_normal

El Roto en El País – 23 noviembre 2014

Por fin los acontecimientos van poniendo en la picota de los medios a toda una serie de impresentables personajes políticos y públicos que han hecho que este país sea una vergüenza, manejado por un engendro de clase política que no se merece ese estatus, más bien diría se merecen la etiqueta de corruptos, unos por acción y otros por omisión. Quizás hubo un tiempo en que la política de éste país fue emblemática, fruto de la travesía del desierto de la que venía con el franquismo, y fue porque sin duda todos querían salir del agujero en el que estábamos metidos y empujaban en la misma dirección. Después de la transición y con las habichuelas resueltas todos quisieron prosperar y ser más y más cada vez. No dudo que haya políticos honestos, bastantes posiblemente, pero no se entiende que sean tan inútiles para hacer que las cosas puedan funcionar de otra manera.
Después de tenernos que tragar el sapo de la crisis generada por la avidez de hacerse ricos de unos pocos y la incompetencia o hipocresía de quienes podían haberlo previsto, la puta corrupción nos viene a demostrar que todavía somos más tontos, o al menos eso pensaban los corruptos de nosotros. Cada nuevo caso que sale a la luz demuestra que las prácticas de “llevárselo en caliente” han seguido incluso durante la crisis que ha llevado a este país a los seis millones de parados. Seguramente corruptos han existido siempre, la famosa “Escopeta Nacional” de Berlanga refleja perfectamente la mutación en el gen de la honestidad de los que se sitúan en el poder, incrustada seguramente desde el franquismo o desde siempre y que, a la vista está, se ha extendido como un cáncer en nuestros días.
Todavía hoy, a pesar del escándalo y del pasmo de la opinión pública, vemos que los corruptos evaden la prisión con artificios procedimentales y lo que es peor, se guardan el botín para disfrutarlo después de la tormenta. Canallas…, se extrañarán y pondrán el grito en el cielo de los derechos humanos si el populacho lo que quiere es pasarlos por la guillotina o se alegra si alguien un día les pega un tiro. Suerte tienen que las armas no estén permitidas porque más de un desesperado desahuciado habría tirado por la calle del medio y se habría llevado a alguno por delante. A saber los cadáveres que se han quedado en las cunetas fruto de los tejemanejes de la corrupción.
Está la clase política asustada con Podemos, incluso sectores de la prensa dependiente claman al cielo como si del Apocalipsis se tratase. Y posiblemente sean unos apocalípticos en el sentido crítico del término, que patean muchos de los pilares del sistema capitalista que nos ha llevado donde estamos, ¿por qué no?… Pero sin duda nos pueden dar el gustazo de ver cómo el pueblo maltratado moralmente da una patada a los políticos actuales en el trasero y les quita el poder que es lo que más les duele. Se le ha puesto muy fácil a Podemos con la clase política que tenemos y el gobierno que la preside.
Todavía falta para que sea eso posible, el horizonte de las próximas Generales no está lejos pero el camino va a ser duro y sembrado de minas para Podemos, viendo la tensión mediática que se está volcando sobre la formación y sus representantes, y esto no ha hecho más que empezar, la estrategia de: “¡Que viene el lobo!..” es compartida por los partidos mayoritarios y no tan mayoritarios como UPyD o Ciutadans, incluso nacionalistas varios y otras hierbas, todos temen que el trozo de tarta de Podemos sea parte de la suya. ¿Y cómo no?… El coro de empresarios, entre gamba y gamba, comentan los peligros y arremeten contra los propios políticos afines por no ser capaces de frenar a las hordas del populacho. Panda de hipócritas.
Podemos debe andarse con ojo para todo lo que le espera, son unos barbilampiños en política y gobiernen o no, lo van a tener difícil tal como está el patio. No creo que le pase como en la fábula de la rebelión en la granja orwelliana, aunque quién sabe…, creo que es más fácil que los quemen en la hoguera de los medios y que al final les acusen de ser ellos los que han sumido al país en el desastre de la crisis por su incompetencia para sacarnos de ella o cualquier otra chuminada. Después de todo lo que se está oyendo contra ellos…, cualquier cosa van a decir con tal de desprestigiarlos ante la opinión pública, pero claro, oír a algunos políticos o personajes hablar mal de Podemos es como apagar un fuego con gasolina, no se puede ser más inepto.
Se jubila Guerra y no puedo más que acordarme de su hermano Juan, cuanto ha llovido y cómo aquilatamos una larga historia de fraudes morales y económicos a la historia de España. Todo un fenómeno a analizar. En tanto el PP afila la navaja de las promesas para clavársela a los que vengan detrás en el poder, si hace falta. Pero pocos dimiten, lo de Monago colma la paciencia de cualquiera, pero por si fuera poco ahora salen Jueces para la Democracia poniendo un Conflicto Colectivo al Ministerio de Justicia por no proveer a la judicatura de los recursos suficientes, con todo lo que hay que juzgar…, y que prescribe. Parece una artimaña barriobajera, como la paralización de los indultos para que Fabra no vaya a la cárcel, que finalmente parece que irá al trullo, que se joda, él y su hija.
Menos mal que la vida sigue, que este país no funciona por los que tanto han ofrendado glorias a España y a sí mismos. Afortunadamente la gente sigue levantándose cada día va a trabajar o buscar trabajo, ama, ríe si puede, e intenta tirar para adelante como sea. No podrán con nosotros, tarde o temprano a todos los cerdos les llega su San Martín, les daremos en lo que más les duela, les arrebataremos el poder que han tenido y pasarán a ser unos más a los que la historia solo recordará por su mediocridad, o ni siquiera eso. A pesar de Pantojas y pequeños Nicolases,… ¡Grande Machado! “la España de charanga y pandereta, de cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, de espíritu burlón y de alma quieta, ha de tener su mármol y su día su infalible mañana y su poeta”.

Anuncios
Posteado por: bertus rai | 19 junio, 2014

NI DIOS, NI PATRIA, NI REY

Imagen

El Roto en El País el 14 de junio

 

 

“Hizo dios al hombre a su imagen y semejanza…”, nos citaban de niños las escrituras bíblicas como queriendo darle cierta credibilidad, o hacer algo tangible lo intangible. A estas alturas de la historia humana el eterno religioso ha fabricado dioses de todos los colores y tendencias. Basta una mirada a los tinglados religiosos montados hoy en día para darse cuenta de que si dios existe nada tiene que ver con lo que nos venden sus voceros, sean cristianos, judíos, islamistas, sintoístas, panteístas, politeístas y demás. Pero sobre todo niego a ese dios que nos tiene olvidados, al que parece que el abandonarnos a nuestra suerte es la mejor coartada para justificar su existencia y que además ha permitido y permite hacer en su nombre cualquier masacre que se tercie, como si la vida humana se pudiese liquidar impunemente en su nombre o simplemente porque sí. El sufrimiento es aceptable en esta vida, a compensar en “la otra”, pura falacia para que los desgraciados tengan consuelo. Seguramente uno cree en dios como se es del Madrid o del Barça, por encima de todas las cosas, o se es del PP o del PSOE,  caiga lo que caiga, y si además es el “ganador” pues como que más razón para creer. Inflados como pavos proclaman su verdad a los cuatro vientos, como el obispo que ha definió el aborto como “holocausto silencioso”…, me muerdo la lengua para no insultarle, tan solo le diré oportunista e hipócrita.  Amparados sin duda en un gobierno que les está colmando de prebendas están más crecidos que nunca. Se fue Rouco Varela de pope de lo religioso y solo falta que lo pongan de asesor en Telefónica. La religión es un despropósito solo justificable por una necesidad del ser humano en aferrarse a algo que le dé todas las respuestas a su ignorancia. Que tenga aspectos positivos tampoco lo discutiré, siempre que estén relacionados con el afán del ser humano de ser mejor. Si imaginamos que el Cosmos desde el big-bang hasta nuestros días ocupase los doce meses de un año del calendario, la aparición de homínidos en la tierra estaría relegado a los últimas horas del calendario y el nacimiento del cristianismo a los últimos cuatro segundos…, solo somos polvo de estrellas.

Mi patria no llega más allá de mi piel, de la de mi familia y amigos, es pequeña y frágil, como una gota de agua soluble en un océano en el que caben todas las patrias. A muchos de los que se les llena la boca cuando pronuncian esa palabra creen que solo la suya es legítima y son capaces de cualquier cosa en su nombre. Estamos otra vez en el terreno de lo intangible, de lo definido por unas características concretas supuéstamente culturales y con raíces históricas de distinta interpretación según quien haga la historia. De la patria-nación al patriotismo-nacionalista hay un camino que solo interesa a los políticos y los que hacen dinero con ello. Cuando se dice que se está sometiendo a un pueblo no se mata la patria se matan seres humanos y ser patriota más allá de una virtud es una cualidad obtusa si se pone por encima de los derechos humanos. Los nacionalismos que han sacudido Europa en pasado siglo y que nos han abocado en los actuales no dejan de transmitir cierto sentido de fraude en tanto que han ido de la mano de gobiernos dictatoriales e incluso en nuestros días de estrategias políticas o económicas por encima de las personas. Volviendo a la historia del Cosmos el nacionalismo actual solo habría tenido vigencia entre el penúltimo y el último segundo del año en el calendario del big- bang.

Ser rey es como, que por aquellos fundamentos de la genética, se infiere a uno semejante cargo y pasa por vía sanguínea de padres a hijos, eso sí,  hijos del matrimonio real y no bastardos, vaya palabrita para designar a un hermano de sangre. La realeza se mueve en la irrealidad y más hoy en día que es difícil darle un contenido social o político, reduciéndose las monarquías a un objeto simbólico en vías de extinción. Solo un cuesco en el último segundo al final del calendario.

Posteado por: bertus rai | 15 junio, 2014

PAVÍAS

Imagen

El Roto en El País el 4 de junio 2014

 

Una noche hace poco al morder una fruta de esas hibridadas descendientes del melocotón, su aroma me trajo el recuerdo fresco de mi madre. Algo parecido a las pavías que en este tiempo próximo al solsticio de verano, hace ya unos años, era fruta de temporada, frágil y delicada, deliciosa refrescada en las neveras de hielo de entonces. Contaba mi madre que el día que nací su último antojo fue darse un atracón de pavías, que fue al Mercado Central por la mañana y no pudo resistirse a la tentación de comprarlas y darse un festín. Puedo imaginarme cómo fue, quizás ni esperó a llegar a casa, en el corto paseo desde el mercado, tremenda como estaba ella, con los primeros calores de junio y sus iniciales desarreglos glucémicos, que desembocaron en una diabetes después del parto que tristemente aceleraría su muerte muchos años más tarde, pero que le harían devorar aquel fruto con deleite y pasión. Esa misma tarde nacería yo.  Era un tiempo en que cada fruta llegaba a su cita en temporada, como un calendario biológico. Unos años más tarde yo disfrutaría de ese fruto fresco, dulce y jugoso que te chorreaba hasta los codos y que se pelaba fácilmente pellizcando su piel algodonosa y tirando de ella, cuando estaban en su punto. Su aroma era fácilmente reconocible, como la mayoría de las frutas de entonces, poco que ver con lo que se produce ahora, si acaso ese sabor que hizo que recordase una vez más a mi madre y que le agradezco profundamente a esa nectarina.

Desaparecieron esas pavías como desapareció el tranvía y tantas otras cosas de finales de los cincuenta, años determinantes de recuperación después de grandes guerras, dentro y fuera del país. Sin duda años de descubrimiento donde se empezó a disfrutar del sentido de bienestar por parte de gran parte de la población, sin lujos pero sin duda con el orgullo de tirar para adelante e intentar disfrutar de lo que la vida ofrecía después de tanta inmundicia pasada. Nada que ver con el hartazgo que sufrimos ahora de excesos consumistas y que se traduce en el uso desbaratado de materias primas y recursos de todas clases que terminan pudriéndose en los árboles o de saldo en cualquier hipermercado, o en balas y contenedores a destinos dudosos y diversos. Todo sea porque los sistemas de producción no se paren, no sea que se caigan y se rompan.

Abdicó el Rey, quizás un día importante para la historia de algunos y para los voceros de la corte. Ha pasado mucho tiempo desde que la madrugada del 24F, nos salvó el culo a muchos, en especial a los que estábamos en la mili y en Valencia. Poco más justifica mi respeto hacia la figura del viejo monarca campechano y vividor que no ha sabido bregar a tiempo con el control de sus allegados y el suyo propio, y que ha tomado la mejor decisión posible entre tanto desbarajuste y la que se avecina.

Pero el Rey no existía en el tiempo de las pavías, en el país en el que nací. Ni se le esperaba. Del mismo modo no sería necesario perpetuar la institución. Aunque en este país de meapilas apesebrados que nos gobiernan, las tradiciones y el folclore se mezclan con los derechos y la libertad de elegir, y la desmemoria  selectiva hace estragos. La Constitución no es la Biblia, que ni se sabe quien la escribió, la votamos muchos y pese a lo que nos quieren hacer creer, es y debe ser modificada en aquellos aspectos que en democracia se considere oportuno, porque las cosas cambian y hay que adaptarse, y la propia Constitución lo permite y así debe ser.

Afortunadamente nos queda la ficción, anoche en un fantástico 7º episodio de la 7ª temporada de Mad Men pude recrear un momento realmente importante e intenso de mi vida. La puesta en escena de cómo pudieron vivir algunos estadounidenses la llegada del hombre a la luna. Mientras en distintos planos se mostraban la expectación de distintos grupos, yo me vi con mi hermano y mi abuela viendo en directo la retransmisión. Mi abuela nunca lo creyó. En el episodio el viejo Cooper muere posiblemente por la emoción que le generan las palabras de Amstrong: “Un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la humanidad…” Su cara emocionada, exclamando ¡bravo! con los ojos vidriosos, da paso a una elipsis en la que seguramente su corazón de curtido publicista se para. Aparece finalmente, solo a los ojos de Don como si de una alucinación se tratase, marcándose un swing magistral tarareando: “Las mejores cosas que hay en la vida son gratis”… Reyes?…, !monsergas!, carnaza para que los medios hablen y encandilen al auditorio con amarillismo informativo.

Posteado por: bertus rai | 1 septiembre, 2013

LAS GAVIOTAS, VOLVER

Image

Pasó, llegó el día en que volví a tenderme en la arena como una ballena varada, con mi hijo pequeño, los dos jugando y repasando nuestros rincones de la playa. Una marea baja nos mostraba la playa en todo su esplendor. Solo la ausencia del kiosco de Charly hacía mella en nuestro ánimo. Pero la playa seguía allí, espectacular e impresionante.

A vueltas con todo uno recapacita de cómo han pasado estos últimos dos años sin las Gaviotas y me vienen un montón de cosas a la cabeza. Lo que ha pasado en el país y en el mundo estos dos años es un poco la metáfora del vacío producido por la pérdida de una referencia personal, intentando ser honesto y hacer una valoración de las pulsiones de este planeta y sus habitantes un cierto vacío racional lo impregna todo, la economía, la religión y la política nos dejan huérfanos de objetivos para un futuro sostenible. Me intriga pensar que pueden estar pensando de nosotros si otras inteligencias de este universo son capaces de captarnos.

Nunca como ahora hemos podido ser tan conscientes de los desequilibrios del planeta, el acceso a la información  ha posibilitado una visión global del presente y del pasado de nuestra especie, su historia y evolución.  La inmensidad de los océanos de la información hace que cada cual navegue según sus inquietudes o gustos generando todo tipo de subculturas. Si bien es cierto que el sentido de globalización se enfoca desde la perspectiva occidental o del mundo desarrollado, cada vez más el acceso a “lo que pasa” está al alcance de un clic, afortunadamente. Pero aquellos que no pertenecen a esa órbita, los pobladores del Sahel, desde Senegal hasta Chad, por nombrar los que tenemos más cerca, siguen llegando en pateras de juguete a este primer mundo de opulencia y de derechos civiles. Solo tendrían que ponerse de acuerdo todos y echar a andar hacia el norte. La crisis que ha afectado al mundo desarrollado no es su problema aunque  les haya sumido más si cabe en la miseria y el hambre. Es una vergüenza y la solución no está en nuestra mano  aunque demos un donativo, como tampoco es que tiremos las botellas de plástico del agua embotellada al contenedor para salvar el planeta. ¡Agua embotellada!…, ¡Puta locura! Obvio es que son necesarios pequeños gestos para contrarrestar el desacato, pero si no se toman medidas a escala más global estamos perdidos.

Volviendo a las Gaviotas, se entiende que era necesario una mejora  pero existen en estas islas miles de puntos donde el riesgo de desprendimientos siguen y seguirán presentes porque es inevitable. Tanto celo en el caso de las Gaviotas no se entiende si no como fruto de la errática política burócrata y de cara a la galería. Si el mismo celo se hubiese puesto en el trazado del Avia (79 muertos, o en el del metro de Valencia (43 muertos), poniendo unas balizas de seguridad, éste sería otro país, otros políticos, pero ello merece un post aparte. Resumiendo, mi playa de las Gaviotas sigue ahí, como siempre, el tiempo pasa y las cosas cambian, nosotros cambiaremos hasta desaparecer en el polvo estelar, pero la playa seguirá ahí mucho más que nosotros, puede incluso que en un futuro una nueva especie de anfibios salga de sus aguas y pueble de nuevo el planeta. Yo de momento sigo haciendo castillos con su arena.

Posteado por: bertus rai | 1 febrero, 2013

¿DE QUÉ SE RÍEN LOS POLÍTICOS?

el roto

el roto en El País el 1 de febrero 2013

No generalizo, me refiero a esos presuntos “sobrecogedores” que niegan la mayor y sonríen como la máscara de un chino.  Señalados algunos estos días por los medios como presuntos, siempre he creído que ciertos tipos eran poco de fiar:  Zaplana, Rato, Aznar, Acebes, Arenas, Fabra, Camps, Pons,… y tantos otros que la historia pondrá en su sitio sin duda. ¿Quien va a recordar a Camps si no es con un traje de Milano?, en cierta medida el tiempo les da su merecido, la mayoría de ellos perdieron la ocasión de hacer historia y sus momentos de gloria ya quedan lejos y seguramente nunca volverán, ellos lo saben y ese será su castigo. Si cito solo del PP es porque este es su momento de bajada en carne mortal a la Tierra.

Porque a fin de cuentas a los “sobrecogedores” el dinero es lo que menos les importa, es la sensación de poder que dá el recibirlo, contra más es porque tienes más poder, con una satisfacción además como la del sexo prohibido para un seminarista,… Tanto placer bien merece una sonrisa al público. Pero en este caso no sirve “que me quiten lo bailao”, por eso, porque el dinero no es nada comparado con la sensación que da el poder. Que se lo digan a Bárcenas que tras años de gloria insultante para nosotros al fin caerá en la mayor de las ignominias. Hasta el punto de que si alguien le rebanara el pescuezo una noche en una esquina, el populacho saltaría de alegría como ante la muerte en la guillotina de Luis XVI en Francia, a lo mejor no tanto, porque han pasado un par de siglos y los derechos humanos han calado algo en nuestra cultura, pero lo que es seguro es que no le íbamos a llorar. En cualquier caso esa gloria pasada no volverá, su popularidad será para siempre la vergüenza de sus actos fallidos, solo le queda el dinero que pueda tener todavía a salvo y una vida pendiente de ajustes de cuentas.

Que se lo digan a Rato que tras haber tenido tanto poder en el PP su deriva estos últimos años le ha llevado a Telefónica, donde podrá quedar a almorzar con Zaplana (je, je..) y seguir aparentando que es un profesional que trabaja en algo. Pero la gloria se acabó, nunca volverá ya a ser presidenciable o asumir poder público, esa será su cruz y la de todos los que como él la han cagado a conciencia. A Rato seguro que el dinero no le importa como a muchos otros, él ha sido siempre un chico de familia rica. Se lo merecen y por mucho que sonrían saben que son unos fracasados porque sus sueños de grandeza se rompieron y nunca se les quitará el sabor amargo de la derrota moral y real. Por muy canallas que sean algunos, esa derrota silenciosa les asaltará en cualquier momento, cuando estén solos, cuando se paren un momento a pensar en lo que fue su vida y no fue, o fijen su mirada en un punto del horizonte.

Esperar que el peso de la ley caiga sobre ellos y les de su castigo puede ser decepcionante, lo hemos visto en algunos casos. Es como esperar transparencia en las contrataciones públicas, siempre encontrarán la forma de esquivar la ley desde lo más simple, presentar los tres presupuestos la misma empresa con distinto nombre, o seccionar las partidas presupuestarias para no rebasar los límites de la contratación directa sin concurso, que puede estar en torno a los 200000.-€ en contratos de servicios y de varios millones de euros en contratos de obra civil. Que ésto sea práctica conocida y habitual no demuestra más que las posibilidades de perversión de la norma, y si abundamos en la perversión podemos deducir que la prevaricación que maneja fondos públicos no hace más que robar al ciudadano y si además los beneficios revierten en un partido político y en personas concretas de ese partido, pues eso, el dinero de los “sobrecogedores” no deja de ser otra cosa que dinero robado al ciudadano.

Rajoy entre tanto se mantiene en la cuerda floja, “el grandullón que lleva la sandía en la excursión a la fuente” que definió magistralmente en su columna Manuel Vicent, seguramente está perplejo ante el alcance que puede tener el caso Bárcenas. Al final va a resultar que es un poco corto pese a tener aprobadas las oposiciones de registrador y efectivamente termine acabando junto a Camps, delante, detrás o a su lado.

Posteado por: bertus rai | 26 octubre, 2012

La torre de Babel

El Roto en El País el 17/10/2012

El Pais 17/10/2012

Dice el senador americano Murdoch que si hay un embarazo después de una violación es voluntad de Dios. Semejante afirmación presupone poner a Dios como juez y parte en un proceso delictivo que rebaja a la mujer a un mero envase o continente de un embrión. Semejante cretino seguramente no habría llegado a senador si fuera hijo de una mujer violada por un asesino múltiple, aunque eso si, seguiría siendo hijo de Dios y de su padre.

Estoy hasta el moño. Tengo la pluma floja porque ya no se contra quien disparar textos y no por falta de munición si no porque la abundancia de blancos me marea, como una manada de cebras corriendo ante los ojos de una leona del Serengueti. El hartazgo en el que me sume nuestra clase política hace que me distancie cada vez más de una realidad con la que discrepo. Los putos políticos son como las rayas de las cebras, ninguna es igual, todas son o blancas sobre negro, o negro sobre blanco, pero todas parecen lo mismo y contra más se mueven más marean.

Que los vascos voten contra Madrid es una necesidad casi digestiva para marcar diferencias y que una parte de los abertzales hable de simetría, refiriéndose a las víctimas del terrorismo, es una opinión tan respetable como cualquier otra, como opinión. Me lo imagino, lo de la simetría, descontextualizando los asesinados, Ernest Lluch = Lasa; Manuel Broseta = Zabala, X=Y… Como que no me cuadra, quizás dentro de cien años, pues para muestra nuestra reciente Memoria Histórica.

Lo de Cataluña es otro cantar, los catalanes se han sentido siempre diferentes a España y han hecho lo que han querido hasta que el tema de la pela se ha puesto duro. ¿Ahora soberanía?…, y  ¿Que hasta la iglesia, catalana claro, lo apoya?…, es de un oportunismo tan falso como la media sonrisa de Artur Mas.

¿Y los gallegos? ¡La hostia, como siempre! Ni la sombra del chapapote, ni la crisis,… Fraga  como el Cid, ganando batallas después de muerto. El alcalde de Muxía decía el otro día que lo del chapapote solo les había perjudicado, a los percebeiros, unos pocos meses después del desastre, como que no les había afectado mucho en general y por supuesto ninguna secuela. Lo que no deja de ser una manera de mirarse el ombligo o hacia otro lado.

¿Y lo del rescate y los presupuestos?, espero que el ministro Montoro se pegue un tiro, políticamente hablando, si en el 2014 sigue la recesión, él y todo el gobierno actual. Nos toman por tontos y así como el anterior gobierno se equivocaba por incapacidad manifiesta de controlar la situación, el gobierno actual miente retóricamente para parecer que domina la situación y tanto uno como otro solo nos están abocando al desastre mientras no se cambien los cimientos del sistema económico. Decepcionante. No parece creible que las cosas vayan a mejorar por sus acciones, es más si mejoran o estabilizan no será por su gestión de la crisis. La injusticia, la desigualdad,… van creciendo como una bola de nieve y no hacen nada, solo quieren salvar el culo de los bancos porque se creen que es el  de todos y solo es el suyo, de los que manejan el cotarro, políticos, banqueros e inversores privados.

No nos engañemos, los políticos tienen el poder porque  les votamos,  y es sin duda la base de un sistema democrático, pero por mis muertos que si mañana hubiese elecciones mi voto sería nulo.

Preguntaba Mariló Montero, a quien consideraba especialmente atractiva hasta hace dos días, que si un órgano donado de un asesino conservaría el alma y si por tanto ello podría influir en la vida del receptor, en prime time de la mañana, en Tve1. Volviendo al principio, si los políticos y los periodistas son capaces de hablar con semejante impunidad, sin que Dios les parta con un rayo, estamos perdidos o nos estamos volviendo locos.

Posteado por: bertus rai | 1 agosto, 2012

Las Gaviotas in my mind

Pasó un año y la playa sigue cerrada, a los cretinos incompetentes responsables se la trae al pairo que el tiempo pase. ¡Hay cosas mas importantes dirán!…, ¡Con la que está cayendo!…,  no dan para más. Me asomé al mirador para ver la playa y ahí estaba imponente, con algunos afortunados que se la juegan para llegar hasta allí, multas, retirada de vehículos por la grúa,… Sin duda fieles a un lugar que les hace libres y dueños de su tiempo.

Parece que va a darse una solución si la crisis lo permite, ahora lo peor que puede pasar es que los presupuestos asignados no lleguen nunca porque las arcas públicas hacen eco y si hasta los políticos y el Rey se rebajan el sueldo…, ¿Cómo van a gastarse los dineros en una playa para cuatro hippies?. A la suma de despropósitos de un gobierno vacilante socialista le ha seguido el de un gobierno conservador que está disfrutando de una obscena mayoría absoluta que solo ve la salida de la crisis desde una perspectiva estrictamente conservadora y continuista de la economía neoliberal que nos ha traído hasta aquí. Pero bueno, hablar de política en general es tan inútil como querer entender porqué Andreita no se comía el pollo y el nivel de la política y de los políticos está en su cota mas baja desde las Cortes de Franco.

Pero a lo que iba, como la canción, las Gaviotas sigue en mi pensamiento un año después, con la misma añoranza pero con una mejor asimilación de la situación. Han pasado muchas cosas en estos doce meses y mi resignación es un hecho, no me duele tanto como el pasado verano porque he sabido prepararme para ese vacío en mi estatus vacacional. Ellos, los vigilantes de la ley, esbirros de una burocracia inoperante, han puesto planchas de metal tras la verja que cierra el acceso a la playa para evitar que los pocos valientes que pasan lo tengan fácil. Lo mismo da, parecen tontos o no conocen la historia de esta playa y de las sucesivas generaciones que la han usado. Cuando adolescentes sus usuarios se han acercado allí de cualquier manera, en guagua y caminando, haciendo dedo cuando eran tiempos para ello,…, ahora, a pesar de todo todavía llegan, solo unos pocos, unos elegidos, unos afortunados que se aman o comparten momentos únicos allí y  que me han hecho entender que las decisiones de unos cretinos no nos arrebataran nunca nuestra playa, porque ella nunca nos abandonó, siempre ha estado allí, en nuestros recuerdos, en ese rincón de la costa de Anaga  donde nos está esperando. Porque vamos a volver, puede que no sea igual, las cosas siempre cambian un poco con el tiempo, como nosotros, pero vamos a volver, nos tumbaremos desnudos sobre su arena  y el universo volverá a recomponerse, “Las Gaviotas seguirán por siempre en mi mente como una vieja y dulce canción”.

http://youtu.be/uR0_CnwqAQ0

Posteado por: bertus rai | 12 julio, 2012

LA PAGA DE NAVIDAD, HILILLOS COMO DE PLASTILINA

EL ROTO. El País 12 julio 2012

Seguramente nos quitan la paga de Navidad porque la de extra de julio ya no pueden. Será un ahorro magro para la administración a cuenta de los empleados públicos pero con unas consecuencias imprevisibles en su efecto de retracción del consumo porque lo que si es previsible es que caerá como un piedra.

Si el gobierno no está haciendo lo que quisiera y hace lo que no le gusta debería ir al psiquiatra y hacerse un psicoanálisis, aunque tenga la firme convicción de que hace las cosas  “comodiosmanda”, no se que quiere decir eso todavía, pero si es lo que están haciendo, ¨mandahuevos¨.

La motosierra que esgrimió el gobierno para los recortes les ha quedado corta. Para el incendio de Valencia las brigadas pidieron en algunos pueblos las motosierras a los ciudadanos para controlar el incendio, tuvimos suerte que el tiempo cambió si no ahora estaría por Javalambre y los Universales. Pero ahora con estos recortes quieren entrar como los buldócer en la selva amazónica, solo que en el comedor de nuestra casa y en nuestra nevera, nuestra salud, el futuro de nuestros hijos,…

Cualquiera diría que este estado paternalista que nos ha cubierto de prestaciones se había pasado cuatro pueblos, podemos repasar desde Dinamarca a Uganda y veríamos que para lo que pagamos de impuestos debería funcionar bien, sin locuras pero bien. Si se ha gestionado mal son ellos responsables. Pero bueno, a lo que voy, la paga de Navidad es algo más que una paga, es el turrón y los Reyes de los niños, la posibilidad de festejar algo en familia y poder comprar el Scalextri al niño, ola PSP.

Se pide un consenso de los grandes partidos políticos para afrontar la situación cuando la cuestión es que son directamente responsables de la situación en que nos encontramos porque su gestión ha sido una castaña, y a la vista está, la prevaricación ha sido generalizada bajo sus mandatos, desde concursos de adjudicación hasta grandes pelotazos urbanísticos, ni la judicatura queda a salvo tras el control de los políticos,…, el mundo que han creído crear o controlar ha resultado ser un puñetero fraude. Fantoches. Que se vayan todos a su casa y si tienen vergüenza que se hagan el harakiri políticamente hablando. Pero todos, ya no nos sirven los políticos, nuestro futuro no está en sus manos solo nos lo manosean.

Nuestro presidente Rajoy ha cambiado su sorna gallega por un estrafalario discurso de justificación retórica  cerca del ridículo o el insulto a la inteligencia. Los putos “hilillos de nada” me han vuelto a la memoria repetidamente desde hace unos meses. Tiemblo de pensar que se fíe de lo que le dice el primo.

¿Y todo para qué?… ¿Para resetear un sistema que ya ha demostrado sus graves defectos y que se resumiría en “todo por la pasta”? Me viene al pelo el informe de los japoneses sobre lo acontecido en Fukushima con la energía nuclear hace año y medio, sus conclusiones son devastadoras y cargan contra la irresponsabilidad de sus gestores que priorizaron sus intereses económicos antes que nada.  La sostenibilidad económica no sirve para nuestros políticos y para los mercados sobre todo, no entienden un futuro sin crecimiento, es más solo les interesa crecer cada vez más, no basta un poco, tiene que ser de manera progresiva, a costa de lo que sea, de esquilmar recursos naturales, de emponzoñar el planeta, de vidas y derechos humanos. No hay piedad y ellos tampoco se la merecen.

Posteado por: bertus rai | 28 marzo, 2012

RAY

Puede que no se le considere un ganador a modo del modelo hollywoodiense, nunca le preocupó, afortunadamente para nosotros, para quienes le profesamos una admiración particular, porque gracias a ello contamos con una de la figuras más carismáticas del cine de autor. Nicholas Ray ha mostrado su mirada particular a la vida en muchas de sus películas.

Le descubrí a él antes que sus películas, al leer la referencia al personaje que interpreta en El amigo americano (Wim Wenders 1977), un pintor que se suplanta a si mismo pasando por muerto y falsifica sus propios cuadros, poco después en Relámpago sobre el agua (Wenders-Ray 1980) en un intento de relatar su propia muerte en imágenes. Sin saberlo entonces, ya me había hecho estremecer de niño en alguna sesión doble de los cines de mi barrio agazapado en la butaca, Rey de Reyes (1961), Los dientes del diablo (1959), 55 días en Pekín (1963) posiblemente había visto también otras de sus películas, Busca tu refugio (1955), Johnny Guitar (1953), Rebelde sin causa (1955), La verdadera historia de Jesse James (1956),…, en las “Sesión de noche” de una televisión todavía en blanco y negro. Posteriormente he vuelto a ver algunas de ellas con una complicidad con su mirada asumida por el mejor conocimiento de su obra.

Sus trabajos siempre han estado ahí, ahora con motivo del centenario de su nacimiento el IVAC ha programado un ciclo, con la inclusión de un documental Don´t espect too much (2011) realizado por su mujer Susan Ray y que intenta situar a Ray en sus últimos años durante el rodaje de We can´t go home again (1972-1976) y la proyección también de este film experimental de los 70. Con ello he completado una lectura circular de Ray. Decía Godard que “Ray es el cine”, lo comparto aunque no lo entiendo de una forma absoluta, pues como todo buen perdedor la gloria se la llevaron otros con menos motivo, pero lo mismo da, su obra sigue ahí incontestable. Quizás sea el estar en una fase de madurez total y en la que solo cabe esperar el declive, me haga ser especialmente sensible a la personalidad de Ray.

Cuando sus alumnos durante el rodaje de We can´t go home again le preguntaron a que se debía su persistente tendencia autodestructiva, el responde algo así como “amo la vida intensamente en cambio me siento inmerso en la muerte”. El propio título de la película hace referencia a la imposibilidad de la vuelta  atrás, lo imposible de un viaje interior de vuelta a lo que fuimos una vez en un tiempo pasado. La película no deja de ser sorprendente, varias imágenes proyectadas en distintos formatos sobre la misma pantalla y filmadas a la vez, nada fácil para el espectador al que exige un ejercicio estético extra. El sentido lo transmiten sus actores que son a la vez los propios creadores y realizadores de las historias, representantes de una generación americana que ahora tienen en torno a los 60-65 años y que salían entonces al encuentro del desencanto generado como consecuencia de la pérdida de los ideales de los 60, el asesinato de Kennedy y Luther King, Vietnam, la deriva hippy hacia la psicodelia y drogas duras,…, y que  todo unido iba a desembocar en La década del Yo en los 80.

Esa perdida y esa sensación de incertidumbre que muestra la película, ese “no poder volver a casa” es una situación que me resulta paradójicamente parecida a la situación a la que nos vemos abocados en los momentos que nos toca vivir, ahora y aquí, una sensación de pérdida de algo más que dinero o valor material y que nos lleva a la perdida de una mirada sobre el mundo que nos rodea optimista e ilusionada. Gracias a Nicholas Ray por todo lo que nos ha dado con su mirada y que nunca duerman tranquilos los que nos robaron nuestros sueños y los de nuestros hijos.

Posteado por: bertus rai | 18 enero, 2012

JUSTICIA PARA TODOS

Comenzamos el año del fin del mundo maya echando mano de la motosierra de los recortes económicos, esperemos no se les vaya de las manos y acabemos como en La  matanza de Texas en el frigorífico de los mercados de valores.
Nada que no pudiese esperarse de la situación pese al cabreo de los propios votantes del actual gobierno. Y esto es solo el principio de un proceso de reestructuración de las deudas de un futuro incierto. ¿Es suficiente el recorte en  el gasto público?…, Oyendo a Montoro esta mañana sobre las nuevas medidas de control para las autonomías se le llenaba la boca diciendo lo de “las facturas en los cajones de las administraciones autonómicas”, como si todavía hubiese que cargar contra Zapatero y las autonomías que gobiernan estuviesen bien gestionadas. ¿Y si no se enseñan las facturas como en el caso de la visita del Papa a Valencia?…, mejor les irá si las han quemado los responsables del evento, o les saldrán a la cara como en muchos casos del rosario de juicios por malversación y tráfico de influencias que se están celebrando.
Miedo me da esa falta de sentido crítico de los políticos y que basen su estrategia en la hipocresía de lo que conviene decir. Aunque alguno se tome sus libertades, como Rajoy en la investidura, que le dijo a Rosa Díez, más o menos, sobre la reforma de la Ley Electoral: “…yo se que Vd. es vasca y ha hecho gala de ello en alguna ocasión pero yo soy de Pontevedra…”, y se quedó tan tranquilo. Sin duda es una de las frases que ha dicho mas acertadas y que mejor le definen en ese discurso ambiguo entre “loquediosmanda” y “loquehayquehacer”.
Murió Fraga, otro incombustible gallego. Su paisano, el incendiario moralista Rouco Varela ofició las exequias religiosas y , además del respeto a su notable talla política por trienios cumplidos, nos deja el recuerdo de su verbo vehemente, su fama de tragaldabas y los calzones con los que se bañó en Palomares. Amén.
Entre tanto barullo económico la justicia nos muestra sus luces y sus sombras, hay para todos los gustos, aunque lo de Camps y Costa es antológico. Los cien gramos de caviar para los papas de Costa me recordaron a otro incombustible avispado, Zaplana. Si hubiésemos tenido la ocasión de oír aquello de “estar en política para forrarme” (o algo así) como hemos oído lo del caviar, las cosas no le habrían ido tan bien, una pena.  La arquitectura juridisprudencial es barroca y no deja de sorprendernos con sus paradojas.
Con tanto ruido de crisis estamos olvidando lo que pasa a nuestro alrededor y solo nos miramos el bolsillo, recomiendo escuchar a Ignacio Ramonet en su reciente intervención en el congreso de la Asociación de Periodistas de información Ambiental (APIA) http://goo.gl/5CpU8. Algo más tiene que cambiar además de los recortes.

Older Posts »

Categorías